Rehalda (Nº 30 - 2019)
 
Autor: Varios Autores
Coordinador: José Manuel Vilar Pacheco
Edición: Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín (CECAL)
Caract: Año 2019, 448 p, il, 17 x 24 cms.
ISSN: 1699-6747
     
 
La revista Rehalda de la Comunidad de Albarracín cumple 15 años de publicaciones y realizamos un número extraordinario en conmemoración del aniversario de CECAL, y como homenaje póstumo a Juan Manuel Berges Sánchez y su contribución al estudio de la Comarca de Albarracín.

Estos artículos “Historia de una esperanza frustrada: La Mesta de Albarracín”. Estaban publicados en una revista cultural, que con el título de Mayumea, revitalizaba la vida cultural de los pueblos de la Comunidad. La información era clara, los datos estaban basados en documentos inéditos, y su autor, una persona hasta entonces desconocida, Juan Manuel Berges. Después descubrí que eran la consecuencia de una tesis de licenciatura presentada en el año 1983 en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza.

La labor de Juan Manuel como historiador tiene el rigor de los trabajos de gran solidez documental, de la búsqueda de fuentes de archivo, de la lectura y transcripción correcta, pero sobre todo, de su adecuada interpretación, al ser un perfecto conocedor del territorio y de sus gentes. Cuando su investigación quedó terminada en 2007, con la presentación de su tesis doctoral Actividades y estructuras pecuarias en la Comunidad de Albarracín (1284-1516), cómo se había ido tejiendo durante años no solo era una historia de la ganadería, sino de la organización del espacio, de la reglamentación foral, de las aldeas de la Comunidad, de los conflictos y de los intereses de una sociedad de montaña. Esta ha sido la gran aportación de su trabajo a la historiografía medieval española. La compresión global de la Comunidad de Albarracín en la Edad Media.

Conclusión: un historiador riguroso y con amplitud de miras.
Para describir con términos adecuados la labor que desde 1983 hasta 2017 realizó Juan Manuel Berges, destacar su metodología como historiador en tres aspectos: su conocimiento exacto de los archivos, su capacidad para integrar conceptos, y por último, el que me parece más importante, su visión global de cada uno de los elementos que investigó.
La riqueza documental le hizo encontrar y registrar con minuciosidad nombres, oficios, impuestos, nombramientos de cargos o privilegios, que de forma paciente y sistemática iba clasificando, y la solidez en sus conclusiones, No hay planteamientos ideológicos ni perjuicios que condicionen la precisión de los datos.
La segunda estrategia metodológica que podemos observar al leer su obra, es que no escribe solo de ganadería, o de impuestos. Al final, siempre están las complejas relaciones de poder, los intereses contrapuestos, la lucha por dominar el territorio. Por eso le resultaba tan fácil pasar del estudio institucional.
Hay un tercer aspecto sus obras están llenas de agradecimientos a personas con las que conversaba, muchas de ellas ya mayores, que compartían información, o recorrían con él los paisajes menos conocidos de la sierra. Y de su generosidad da muestra la larga lista de personas que colaboraban en sus publicaciones, no solo profesores de historia medieval, sino filólogos o botánicos. Su permanente relación con ellos, sus lecturas, sus recorridos por el campo, le dieron la virtud de traspasar la erudición en la que se suele caer en las descripciones y análisis de las instituciones o actividades de la Baja Edad Media. El presente, el patrimonio cultural, material o inmaterial, se combinó siempre con su labor de historiador. Por eso fue autor tanto de obras de gran calidad científica, que perdurarán como modelo análisis regional en la historiografía medieval, como de otras muchas destinadas a todos los públicos, con fotografías, mapas y descripciones de paisajes, que solo se explican por un ingente trabajo de campo, de recorrido a pie sobre los términos de los pueblos; por su deseo de interpretar lo que veía y cómo lo percibían sus protagonistas.

 


Dirección General de Cultura y Patrimonio. Centro del Libro y la Cultura de Aragón .
Edificio Ranillas. Avda. Ranillas 5 D 50071  (ZARAGOZA)
Tel. 976 716 603 – Fax 976 71 48 08
Privacidad - Aviso Legal - centrodellibro@aragon.es